Debía ser un vuelo normal entre Gran Canaria y Ámsterdam pero no todo lo que pasaría en el mismo se lo esperaban los pasajeros. El Piloto tuvo que pedir permiso para poder aterrizar en e aeropuerto portugués de Faro… Incluso una buena cantidad de pasajeros se desmayaron y vomitaron, de esta forma lo ha hecho saber el diario de Telegraaf.

El vuelo HV5666 de la compañía Transavia que cubría el trayecto entre Gran Canaria y Ámsterdam tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia debido a que un pasajero que iba a bordo “olía como si no se hubiese duchado en semanas”.

La tripulación que se encontraba a bordo intentó poner en cuarentena al hombre en uno de los baños del avión 737, pero no resulto y los pilotos pidieron aterrizar de emergencia en el antes mencionado aeropuerto, y de esta forma poder bajar al “apestoso pasajero. La compañía aerea ha señalado que se pidió el aterrizaje  en base a razones médicas.

Te puede interesar