Carta a Madrid: Por fin ha llegado el día, el día en el que me despido de la mejor ciudad del mundo para poner rumbo a la ciudad eterna, dejando atrás su fiesta, su ambiente, su gente, MI gente, MI Atleti…

Voy a cerrar la puerta de Alcalá para abrir la puerta de San Paolo,
Voy a subirme en Atocha para bajarme en Termini,
voy a desear que algún día Las Ventas sean la ruina de un pasado manchado de sangre como el Coliseo,
voy a tomarme una una Peroni en el Trastevere en lugar de una Mahou en La Latina,

Voy a cambiar una celebración en Neptuno por lanzarle monedas a la Fontana di Trevi,

Voy a cambiar un paseo en las barcas del Retiro por un paseo en Villa Borghese,

Voy a hacer un crucero por el Tíber en lugar de pasear por la ribera del Manzanares,

Voy a comprar cosas de segunda mano en Porta Portese y voy a dejar los domingos en el Rastro,

Voy a desayunar el mejor café de Europa en ‘il Caffè Greco’ pensando que me encantaría acompañarlo con unos churros de San Ginés,

y voy a cambiar el comerme un buen cocido madrileño por unos spaghetti alla carbonara de verdad, sin nata ni tonterías.

Eso sí, nunca cambiaré al Atleti por la Roma 👎

Aunque en realidad, lo único que deseo es que desde el otro lado del Mediterráneo exista un agujero para ver Madrid tan bonita como se ve desde el cielo.

Y aún cambiándolo todo, prometo que llevaré la esencia madrileña a cada rincón de Roma para cuando vengan los de ‘Madrileños por el mundo’ a preguntarme si alguna vez voy a volver a Madrid, contestarles que Madrid siempre va conmigo.

Este texto no es un adiós es un A PRESTO! 👋

PD: Como dijo Joaquín Sabina: “aunque muera el verano y tenga prisa el invierno
la primavera sabe que la espero en Madrid”

Gracias: Conchi Gómez Martín

Te puede interesar