Un estudio dirigido por la Universidad de Keele, en Staffordshire (Reino Unido), que ha sido publicado en el “Journal of the American Heart Association”, finaliza informando de que no dormir lo suficiente aumenta el riesgo de sufrir varios problemas de salud, como enfermedades cardiacas, diabetes, obesidad, etc., aspecto que ya había sido corroborado por otros estudios a lo largo del tiempo.

La novedad del reciente informe radica en que informa de que hay un factor peor para la salud que el dormir poco, y es el dormir demasiado. Concluye en que las personas que alargan las horas de sueño, más de diez horas en total, tienen un 30% más de posibilidades de morir antes que los que duermen solo siete horas.

Según la investigación, las personas que duermen en exceso, tienen un 56% más de posibilidades de sufrir un accidente cerebro-vascular, y un 49% más de morir por enfermedad cardio-vascular. Por tanto, dormir más de diez horas es peor para la salud que dormir poco.

Según los expertos en la materia, la norma establecida de sueño en un adulto es de ocho horas, que es el tiempo que se considera necesario para que el cuerpo repare las células y los vasos sanguíneos. Probablemente y pensando en esta necesidad de reparación del cuerpo durante el sueño, siempre se ha pensado que dormir de más era mejor que dormir poco, hasta que se han publicado los resultados de esta investigación, basada en 74 estudios realizados a tres millones de personas.

Los investigadores más importantes del estudio son el doctor Chun Shing Kwok en colaboración con el profesor de Cardiología Mamas Mamas, del Instituto de Ciencia y Tecnología en Medicina de la Universidad de Keele. El doctor Shing asegura que: “La cantidad y calidad de nuestro sueño en muy compleja.

Existen influencias culturales, sociales, psicológicas, conductuales, fisiopatológicas y ambientales en nuestro sueño, como la necesidad de cuidar a niños o familiares, patrones irregulares de turnos de trabajo, enfermedades físicas o mentales, y la disponibilidad de producto las 24 horas en la sociedad moderna”.

El doctor Shing insiste en que los médicos deberían interesarse por el sueño de sus pacientes cuando acuden a su consulta, sobre todo si el paciente presenta conductas de sueño en exceso, puesto que, de esta forma los médicos podrían adelantarse y detectar factores de riesgo cardiovasculares adversos así como la apnea obstructiva del sueño, que es la interrupción de la respiración durante el sueño.

A pesar de los resultados de la investigación, no queda muy claro el por qué dormir demasiado es malo para la salud. Lo que sí está claro es que estar tumbado en la  misma posición durante más tiempo del necesario puede debilitar los músculos, y provocar dolores de espalda y de las articulaciones.

Los investigadores no excluyen la posibilidad de que las condiciones de salud de cada persona sean las que la hagan dormir en exceso, tal y como pasa con muchas de las personas deprimidas que utilizan el sueño como medio de escape.

Otros estudios sugieren que, con el sueño excesivo, se altera la producción de algunas sustancias químicas cerebrales como la serotonina y la dopamina, que pueden provocar depresión. El doctor Shing aclara que el estudio realizado tiene un impacto importante sobre la salud pública ya que muestra que el sueño excesivo es un marcador de riesgos cardiovasculares, suficientemente importante como para tenerlo en cuenta.

Dr. Enrique Moreno

Te puede interesar