Muchas son las veces que compramos algo, y al momento de probárnoslo en casa descubrimos que no nos queda igual que en la tienda.

Pero muchas otras veces compramos algo por Internet y al llegar a casa nos llevamos una gran desilución ya que no nos queda como a la modelo o el modelo de la tienda online.

Pero también suele ocurrir que muchas veces por las prisas de no mirar bien la prenda, compramos algo antes de que no los quiten y al mirarnos en el espejo en casa nos llevamos el bofetón. Pero lo que le ha pasado a esta chica de 25 años alcanza otro nivel…

Ella salió de compras con su madre y adquirió un pijama de la firma Ann Summers, le llamaba la atención por el diseño vintage. Pero tampoco se fijó en los dibujos de la misma sino hasta llegar a casa y se pudo dar cuenta en qué consistía exactamente el estampado…

A nosotros nos parece original.

Vía Elegí mal día.

Te puede interesar