El horno lo llevamos usando desde tiempos inmemoriales, incluso después de esperar mucho llegamos a la versión eléctrica que la mayoría de nosotros tenemos en nuestros hogares. Para muchos de nosotros se ha convertido en una cosa imprescindible y que seguramente no falta en ninguna cocina, y todo ello se debe a su comodidad y a la vez porque nos da la posibilidad de tener que cocinar sin aceite.

Seguramente estéis muy familiarizado con dicho electrodoméstico, pero seguramente no conoces este secreto.

Os habréis fijado que en la parte inferior de muchos hornos viene incluido un cajón, el cual es bastante probable que utilicéis para guardar sartenes, así como todo tipo de menaje de cocina.

shared

Os debemos decir que la en la mayoría de los hornos dicho cajón tiene una función bastante específica:

Es para mantener calientes los alimentos. Es para aquellos alimentos que ya han sido preparados anteriormente y que nosotros no queremos que se enfríen antes de ser servidos o hasta que el resto de la comida este lista. Un ejemplo de ellos es mantener caliente el puré de patatas, mientras el pollo termina de cocinarse dentro del horno.

Seguramente ya entiendes por qué al momento de sacar un sartén de ese cajón estaba siempre tan caliente.

shared

Por lo general estos cajones tienen controles de humedad, y por esta razón la comida que metamos adentro no debería resecarse. Para calentar el pan es genial.

Así que ya lo sabes, no solamente podréis guardar sartenes u otras cosas dentro del cajón.

Te puede interesar