Cualquier madre sabe que uno de los mayores dolores de la vida podría ser el perder un hijo. Por esta razón una madre de 4 hijos, Jodie Norton les enseño un truco que podría salvar su vida en cualquier momento y en caso de emergencia.

Y este truco dos de sus hijos de 10 y 8 años tuvieron que ponerlo en práctica lamentablemente. Jodie, se levanto un día y al momento de ducharse sintió un gran dolor en uno de sus ovarios. Rápidamente, logró llegar al coche con sus dos hijos y llegar al sitio de urgencias. Al momento de llegar al lugar, la madre llamó a un vecino para que este llevará a los dos pequeños a la escuela mientras ella era atendida por el personal médico.

Mientras ella era chequeada, los dos pequeños esperaban a que el vecino llegara al lugar.

foto: pinterest

Pero lo que la madre no imaginaba es que su vecino tardaría más de 40 minutos en llegar al lugar y no solamente 5 como ella lo creía. Pero, es que el hombre se encontraba bastante lejos del hospital. A las 15 y 30 cunado los dos pequeños regresaron de la escuela, la madre se entero lo que pasó durante esos 40 minutos que los pequeños esperaron afuera.

Mientras estos dos pequeños esperaban sentados afuera, se le acerco una mujer y dos hombres y le pidieron que fueran al baño a convencer a otro hombre para que saliera y fuera al médico.

“No, gracias”, respondieron los dos hijos de Jodie una y otra vez, mientras los adultos seguían insistiendo. “Por favor. En serio podríais salvar su vida si entráis al baño y habláis con él”. Los niños se mantuvieron firmes con su “no, gracias” hasta que por fin el vecino de Jodie llegó.

Los pequeños subieron posteriormente al coche y justamente en ese momento vieron cómo un hombre salía del dichoso baño y luego se unía a los otros tres y todos se marcharon juntos en el coche.

foto: pinterest

Cuando los chicos le contaron a la madre lo que había pasado, la misma se quedó boquiabierta. Pero ese enfado sin embargo que sintió al principio después se convirtió en una gran gratitud ya que su hijo uso un truco familiar que los mantuvo a salvo en ese momento. Se trata de un truco con el que pueden identificar si una persona tiene malas intenciones:

El hijo de 10 años le contó a la madre: “Me di cuenta de que eran malas personas porque nos
pedían ayuda. Los adultos no piden ayuda a los niños”.

Y justamente, esa es una de las reglas que la madre les enseño a sus hijos: Una persona adulta nunca pedirá ayuda a un niño. Esta madre tiene un blog y en el mismo da consejos a padres en cuanto a la educación de los más pequeños de la casa.

Lo cierto es que, este truco realmente puede ser muy útil para muchos padres y que es muy fácil de enseñar. Nunca sabemos que intenciones puedan tener otras personas.

créditos: Dailymail

Te puede interesar