A punta de pistola y un puñal de grandes dimensiones, de esta forma se hacía de la caja este peligroso atracador de bancos que ha sido detenido por la Policía Nacional junto a su cómplice, después de haber dado su último golpe en una sucursal bancaria del madrileño barrio de Lavapíes.

La forma como actuaba, era con el rostro tapado por un pasamontañas, guantes y gorro, también lo hacía cuando los empleados varones no se encontraran en la sede o sucursal bancaria. Los botines no siempre resultaban ser cuantiosos, ya que a este le bastaba con lo que el empleado de caja tuviera en ese momento.

Debemos destacar, que los detenidos se conocieron en la cárcel y uno de ellos se encontraba fugado tras un permiso penitenciario y el otro recientemente había quedado en libertad (el pasado mes de enero)

La policía nacional actuó de una forma muy profesional y logró la captura de estos dos delincuentes.

Fuente y vídeo: Policía nacional/facebook

Te puede interesar