Esta gran historia que os relatamos en este artículo ocurrió en Kenia. Lamentablemente, este país por lo general no suele ser noticia por nada bueno. El siguiente ejemplo, el mismo protagonista es un niño de la calle “un chico abandonado” y que lamentablemente no tiene hogar y por ello debe pedir dinero o limosnas y de esta forma poder sobrevivir. Una cosa que es común en ese país. Pero al momento de pedirle limosna a una persona especial, la vida de ambos cambió para siempre.

Este chico se llama Jhon Thuo. Anteriormente hemos comentado que vive en las calles de Nairobi, viviendo y mendingando de lo que otras personas puedan darle.

La mayoría de los chicos se situan en los semáforos para pedir dinero. Cuando los autos se detienen por la luz roja, estos chicos se acercan e intentan convencer a los que tienen las ventanillas abiertas a que les regalen un poco de dinero. De esta forma fue como un día conoció a Gladys Kamande.

Cuando el chico echó un vistazo a través de la ventanilla, se pudo dar cuenta cómo la mujer llevaba una serie de aparatos dentro de su vehículo que le ayudaban a respirar. Esta mujer los necesita ya que sufrió un colapso pulmonar y le hace sentir en muchas ocasiones como que le falta aliento. El chico al ver ese tanque de oxígeno y también el generador, quedó realmente muy impactado, ya que algo así no había visto nunca en su vida.

Pero eso no era todo: Esta mujer ya había pasado por más de 12 cirugías, y una de ellas le rompió el nervio óptico, y la dejó ciega. Este chico, como cualquiera de su edad no pudo contener la curiosidad y fue en ese momento cuando le preguntó a ella que qué eran todas esas cosas a los que estaba conectada. Cuando esta mujer le contó la historia, el chico no pudo evitar de llorar mucho.

Es que él se dio cuenta que, la vida de él puede ser dura en la calle, pero la de Gladys era aún peor. El chico, ingenuo, le preguntó qué podía hacer para ayudarla. La mujer le tomó inmediatamente la mano y juntos rezaron. Pero el chico no contento aún con los rezos, agarró el dinero que había logrado conseguir durante el día y lo sacó del bolsillo para dárselo a la mujer, el consideraba que a ella le hacia más falta que a él.

Pero la mejor parte de la historia está por llegar: Un hombre que pasaba por ese lugar escuchó a los dos hablando, inmediatamente les hizó una foto y la compartió en internet, y la misma se hizo inmediatamente viral. Esta historia conmovió inmediatamente a miles de personas (la situación de Gladys y la bondad de Jhon) constribuyeron a una campaña y de esta forma recaudar dinero para ayudar a la mujer a pagar el tratamiento. Después de 4 días lograron conseguir la suma de unos 80 mil dólares, los cuales utilizará esta mujer para pagarse un tratamiento en India.

Pero ella sabía que su vida cambió gracias al gran corazón de este chico, y por esta razón decidió adoptarlo y sacarlo de las calles. Ahorá puede ir a la escuela y ya no deberá pedir más limosnas en la calle. Él ve a Gladys cómo su nueva madre.

Una historia realmente hermosa que nos hace reflexionar: Estos pequeños a pesar de llevar una vida tan dura en la calle, también están llenos de una gran bondad y a la vez mucha inocencia como todos los niños. Enhorabuena a estos dos.

Créditos:

inspiremore

Te puede interesar