Indiferentemente que se encuentre en servicio o no, pero también para muchas otras personas debería ser un gran ejemplo lo que ha hecho este agente de la Policía de Cádiz.

Este Policía Nacional se encontraba fuera de servicio pero en ese justo momento se percato de una actitud muy extraña y no dudo ni un segundo en acercarse y proceder como muchas personas deberían hacerlo.

Una menor sufrió una obstrucción de las vías respiratorias después de ingerir un trozo de alimento en un local especificamente en San Fernando de Cádiz. El agente se acerco rápidamente y procedio a practicarle la maniobra de Heimlich y logró salvarle la vida.

Según han comentado los agentes, el hecho ocurrió el día 19 de julio en un establecimiento de comida de San Fernando, cuando el agente se pudo observar que dos mujeres estaban muy angustiadas ya que la hija de una de ellas se había atragantado y no respiraba.

El agente se pudó dar cuenta por los sonidos que hacía la pequeña y su rápida actuación le salvó la vida. Enhorabuena por ese agente.

Te puede interesar