A un hombre llamado Jean P. lo han echado del trabajo por trabajar más de la cuenta. Os hablamos del gerente de una tienda, que ejerció su cargo hasta el pasado junio en una tienda de los supermercados Lidl en Barcelona.

Pero lamentablemente la empresa descubrió el terrible pecado del trabajador: Él comenzaba su jornada laboral antes pautado, incluso lo hacía con una hora de antelación. Lo hacía para “preparar la tienda antes de su apertura al público”. Pero no fichaba y de hecho realizaba pedidos, reponía páles enteros de artículos o cambiaba precios. De esta forma consta en su carta de despido.

Lidl tomó la decisión de despedir al gerente de tienda por “incumplimientos laborales muy graves” después de una investigación que hizo que la multinacional alemana revisará las imágenes de seguridad del supermercado. La empresa observó, que dicho trabajador unos días en abril accedía a la tienda a eso de las 5 de la mañana y se echaba entre “entre 49 y 87 minutos” sin fichar. De esta forma, Jean incumplió con una norma que dice: “cada minuto que se trabaja, se paga, y cada minuto que se trabaja debe quedar registrado” De esta forma lo dice la carta de despido.

Lidl a su vez ha comentado que también recibió “quejas” de uno que otro empleado a los que invitaba también a llegar más temprano, pero en muchas oportunidades él se encontraba solo y es una cuestión que está prohibida por razones de seguridad.

Este trabajador, llevaba desde el año 2005 para Lidl y él mismo cree que el despido es improcedente y ha optado por llevar a la cadena alemana frente a los tribunales para que remitan. El día miércoles se celebró el juicio y en el mismo, el hombre alegó que en ningún momento obligó a algún compañero de trabajo para abrir el supermercado.

Pero también ha dicho que, la empresa en ningún momento le comentó que no podía llegar antes.

Su abogado, Juan Guerra, recuerda que si Jean se apartó de los procedimientos no fue “precisamente” en su provecho, sino “en beneficio de la empresa”.

Lamentablemente este tipo de casos es no habitual como tampoco su sentencia, ya que tabajaba mucho y se esforzaba de la misma forma para que la tienda funcionará,lamenta el abogado, quien añade que su cliente jamás fue amonestado ni sancionado por ello.

Te puede interesar