Una noticia que seguramente dejará a más de uno con la boca abierta, os hablamos de la localidad tarraconense de Calafell donde unos okupas denunciaron a los propietarios de la casa en la que se han instalado ilegalmente ya que los dueños cambiaron la cerradura de la casa.

Se trata de una vivienda unifamiliar, de dos plantas, piscina y jardín y que fue okupada hace aproximadamente tres años por una familia que tiene 6 hijos.

En ese momento, la vivienda le pertenecía a una entidad bancaria pero hace más de un mes fue adquirida por una pareja. El diario de Tarragona ha informado que los okupas no se marcharon, y aseguraban que seguirían en la misma hasta que se les diera una solución para poder vivir con sus hijos en otro lugar o donde poder ir con los mismos.

En un momento en que los okupas no se encontraban en dicha vivienda, los nuevos propietarios entraron y cambiaron las cerraduras, por lo que han sido ahora denunciados por ocupación ilegal. El actual dueño de la misma ha reconocido que no debieron entrar, a pesar de que dicha casa les pertenece y a su vez han mostrado una gran impotencia por dicha situación.

Los dueños han asegurado que no han logrado llegar a un acuerdo con los okupas e incluso le han ofrecido dinero o también el pago del alquiler por un piso durante un año, todo ello sin éxito alguno.

Debemos destacar que, en Calafell se han detectado diferentes mafias que de alguna forma ofrecen las llaves de diferentes casas o pisos en la misma localidad y que de esta forma puedan ser okupadas. Las ofrecen por 500 euros viviendas que cuentan con agua y luz y no piden ningún tipo de papeles.

Te puede interesar