A todos nos ha pasado alguna vez en la vida, por algún descuido o despiste, la ropa o prenda de vestir se ha encogido después de un lavado. Por supuesto que sabemos que hay ropa que es muy delicada y que después de lavarla de una forma normal puede dañarse.

Cuando nos sucede esto, las camisetas pasan a tener otra vida o uso, o simplemente nos deshacemos de ellas. Incluso las utilizamos hasta de trapo para limpiar. Pero os queremos dar una buena noticia, y es que ese gran problema tiene una solución.

Si una prenda se te encoge y deja de ser de tu talla, aplica alguno de los trucos que hoy te enseñamos antes de tomar la decisión de deshacerte de ella. ¡Funcionan!

1. Acondicionar de pelo

Si estamos hablando de alguna prenda de lana, debemos recurrir a un simple acondicionador de pelo, el mismo funciona perfectamente. Para lograr que la prenda vuelva a su estado normal, solamente deberemos sumergir la prenda en un barreño con agua tibia y un poco de acondicionador. Después de unos minutos, deberás estirar la prenda un poco, hasta que la misma obtenga el tamaño normal, y posteriormente deberás secarla en una percha.

Pero este truco no solamente resulta efectivo en prendas de lana, también funciona con otros materiales, pero en lana es la mejor. Al tratarse de prendas resistentes, solamente deberás probar con vinagre blanco, pero debes tener cuidado ya que puede que dañe alguna prenda que sea sencible. En cualquier caso, asegúrate de no dejar sumergida la prenda más de 15 minutos en la mezcla, porque podría dañarse.

prenda

2. Bicarbonato y vinagre

Seguramente has oído hablar de esta mezcla. Para realizar este sencillo truco, deberás hacer una mezcla con un poco de bicarbonato sódico y dos cucharadas de agua caliente y bastante agua tibia. Posteriormente se debe sumergir la prenda hasta que se impregne completamente y seguidamente se debe estirar, hasta que vuelva a su tamaño normal. Enjuágala con una mezcla de agua y vinagre y vuelve a estirar.

vinagre

3. Estírala cuando esté mojada

No debes hacerla en días fríos, pero puede que también te de buenos resultados, y más aún si la prenda es de algodón. Solamente debes mojarla, quitarle un poco los excesos de agua con alguna toalla, posteriormente deberás ponértela y estirarla. Debes tener cuidado de que la misma no se deforme

Seguidamente déjala secar con unas toallas, ¡y listo!, las prendas volveran a ser las mismas que al principio

Fuente: labioguia

Te puede interesar