La noche del 26 al 27 del pasado mes de Julio el cielo de Madrid fue otra vez protagonista de una de esas historias que solamente se ven en el hermoso cielo del mismo. Una bola de fuego cruzó el cielo entre Madrid y Toledo.

Se trató de un fragmento de asteroide que al llegar al mismo se desintegró sobre el hermoso cielo de esta gran ciudad y Capital de España, según fuentes oficiales se calcula que el mismo atravesó la atmósfera a una gran velocidad de más de 90.000 Km por hora y de esta forma dejó su rastro.

Las imágenes se pudieron ver en gran parte del País, así como también la captaron los detectores del Complejo Astronómico de la Hita, en Toledo, a cargo de la Universidad de Huelva.

Pero no todo quedó allí, ya que también se vieron fragmentos de una cometa que también atravesó la atmósfera el día 28 de julio en la madrugada del mismo. Se dice que esta bola de fuego solamente estaba a 104 Km de altura y posteriormente se desintegró a unos 75 Km ya en el cielo de Córdoba, especificamente sobre el municipio de Baena.

Pero seguramente muchos de vosotros no alcanzaron a verla, pero no debéis desesperar, ya que la misma esta asociada a una lluvia de estrellas que se le conoce como alfa-Capricórnidas y que se verá durante las próximas noches, para todos aquellos que no puedan dormir o que quieran disfrutar de este espectáculo.

Realmente un gran espectáculo que se puede apreciar en diferentes oportunidades y que realmente resulta espectacular.

Te puede interesar