7.3 C
Madrid
viernes, febrero 26, 2021

Ir al cine o al gimnasio con niños es posible en Boston

- Advertisement -

Madre de dos niños “full time”, lucho por sobrevivir al día y al mismo tiempo hacerme con el estilo de vida americano. Poco a poco, voy aprendiendo desde Brookline, un pequeño pueblo pegado a Boston donde los niños son los reyes. Y aquí es donde les ha tocado crecer a Álvaro, de tres años, y Lisi, de año y medio. Todo-todo se lo voy contando a mi amiga Eva. Y en este blog podéis leer los emails que le mando. Como si fueses TÚ A BOSTON.

Querida Eva:

Siempre me acuerdo de mi amiga Elena preguntándome sorprendida: “¿Nunca has ido con Álvaro al cine? Yo llevo a mi hija constantemente, se queda muy quieta, no llora, duerme o mira fijamente la pantalla…” Hasta aquí nada raro… Podría ser una conversación normal si por aquel entonces nuestros hijos no tuviesen ¡entre 6 ó 9 meses! ¿Llevar a un bebé al cine? Entonces me pareció descabellado pero fíjate que mi amiga no debe ser la única…

A diez minutos de donde vivo hay un cine bastante independiente. Su cartelera se decanta por los estrenos de autor, por proyectar clásicos u organizar noches temáticas como su fiesta anual de El gran Lebowsky con partida de bolos incluida. Y casualmente también ofrece sesiones especiales para padres con bebés. ¡Que no tener niñera o abuela a mano te deje sin ir al cine! Dos veces al mes –concretamente dos viernes a las 11 de la mañana… vale, el horario no es el más apetecible del mundo pero estamos hablando de gente con bebés…- organizan estos pases. Es gracioso ver la hilera de sillitas al lado de la taquilla… aunque yo he tenido el valor de meterme en una de esas sesiones… ¿Será un jaleo de lloros o harán como el bebé de mi amiga y se quedarán absortos en la pantalla?

Leer  Finde Con los Peques: ¿Es ciencia o magia?
Leer  El libro de la vida: estreno, trailer, sinopsis, argumento

Pero, lo mejor, y esto sí que me ha parecido revolucionario… ¡es el gimnasio con babysitter incluida! Llevaba tiempo dándole vueltas a apuntarme a un gimnasio… por eso de liberar energía y no matar a los niños más que nada… Pero siempre me echaba para atrás el tema de tener que contratar a alguien para poder ir o buscar huecos imposibles en las jornadas de trabajo de mi marido. Estaba rumiando las posibilidades cuando una amiga me habló de esta posibilidad, que insisto que me parece de Premio Nobel. En algunos casos, el gimnasio te ofrece una babysitter allí mismo y pagas en función de cuánto lo uses. En otros, directamente es uno de los servicios que ofrece sin coste extra (naturalmente, es un poco más caro que otros pero desde luego que si lo usas normalmente te compensa).

¿Qué te parece?, ¿crees que en España podrían hacer algo parecido?

Latest news

- Advertisement -

Related news

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here